Fijarse objetivos en enero es algo tan típico como la llegada de los Reyes o las rebajas. Ir al gimnasio, adelgazar, apuntarse a inglés… Muchos nos proponemos metas al comenzar el año, pero, ¿cuántos aguantamos hasta Semana Santa?

Si las metas son muy fáciles, las dejamos en seguida por falta de motivación, y si son muy complicadas también las abandonamos por inabarcables.

compra blog eec
Cuentan los expertos en esto de fijarse metas que para conseguir los objetivos falta ponerlos por escrito. En ese punto necesitas dividir para conquistar. Rompe tu objetivo en meses, en semanas, y en días. Es importante, insisten los expertos, en dividir el objetivo en tareas concretas y éstas también, ponerlas en papel, tipo lista de la compra. ¿Para qué? Para poder tener acciones realizables realistas y, además, ir revisando dicha lista e ir tachando las acciones realizadas, muestra visual del progreso realizado.

Si tienes claro lo que quieres conseguir pero no sabes si lo que tienes en mente es un buen objetivo, puedes tratar de formular lo que tengas en mente en función de los parámetros SMART, es decir, ajustar tu idea para que sea: S (específico), M (medible), A (alcanzable), R (relevante), T (ajustado en el tiempo).

Otras claves, en este artículo de TED, apuntan a cuatro ideas fundamentales. Uno, que el objetivo sea importante, que de verdad te importe, que no lo quieras dejar, lo que significa profundizar algo más, en tomarse un tiempo para pensar en lo que se quiere conseguir en el año, para qué se quiere eso y por qué. Por ejemplo, si es dejar de fumar, si es por salud, si es para llegar a conocer a tus nietos… un tópico puede vincularnos con algo importante a nivel profundo. Dos, céntrate en el proceso no en el resultado, pues son las acciones diarias las que te acercan al objetivo. Tres, formula tu objetivo de forma positiva, no te impongas una prohibición, más bien dale la vuelta para que sea algo que sí quieras hacer más a menudo. Cuatro, prepárate para el fracaso, cuando no cumplas tu plan en lugar de abandonar el objetivo y de sentirte culpable e incómodo, ten un plan b ya pensado, cuando no haga tal, haré esto otro.

Para el porcentaje de indecisos
Puede ocurrir también que no tengas ningún objetivo. No en enero, no en febrero… no en octubre. Si no te has planteado una meta y no sabes por dónde empezar:  

Leemos en este blog que “el primer paso para fijarse metas personales es pensar en lo que quieras lograr durante tu vida. Fijarse metas te da una perspectiva general que afecta a todos los demás aspectos de tu toma de decisiones”. 

A continuación, te presentamos áreas temáticas sobre las que puedas fijarte un objetivo y también las preguntas que pueden ayudarte a definir lo que quieras  lograr.

  • Carrera profesional – ¿Qué nivel quieres lograr en tu carrera? ¿Qué quieres lograr?
  • Finanzas –  ¿Cuánto quieres ganar, en qué etapa? ¿Cómo se relaciona esto con tus metas profesionales?
  • Educación –  ¿Qué conocimiento en particular te gustaría adquirir? ¿Qué información y habilidades necesitas para lograr otras metas?
  • Familia – ¿Quieres tener hijos? Si la respuesta es que sí, ¿cómo vas a ser un buen padre/madre? ¿Cómo quieres que te vean tus familiares, tu pareja?
  • Arte – ¿Quires conseguir alguna meta artística? 
  • Actitud – ¿Hay algo en tu forma de pensar que te está reteniendo? ¿Hay algo en tu modo de comportarte que te disguste?
  • Físico  – ¿Hay alguna meta atlética que quieras conseguir? ¿Quieres estar sano en tu vejez? ¿Qué pasos vas a dar para lograrlo?
  • Placer – ¿Cómo te diviertes? Deberías asegurarte de que parte de tu vida sea solo para ti mismo. 
  • Servicio Público – ¿Quieres mejorar el mundo? ¿Cómo?  

 Por cierto, quedan 10 semanas para Semana Santa.

ENTRADAS RELACIONADAS

En Escuela Europea de Coaching acompañamos a personas y organizaciones a mejorar sus resultados, a través del coaching.