Por Noemí Vico, formadora de De profesión coach.

… Dos caminos se bifurcaban en un bosque y yo,
Yo tomé el menos transitado,
Y eso hizo toda la diferencia.

ROBERT FROST

 

¿Te has parado alguna vez a pensar en cuál es tu propósito en la vida?

El día que me paré a pensarlo me di cuenta de que, sencillamente, quería ser feliz y eso me hizo pensar en tomar un camino diferente. Nos pasamos mucho tiempo de nuestra vida trabajando y, en ese momento, me planteé si quería seguir construyendo los sueños de otros o si era el momento de vivir los míos. Emprender es darte la oportunidad de convertir tu vida profesional en una fuente de felicidad, de ser el protagonista de tu proyecto vital y un motor de cambio sobre lo que te rodea.

No puedo negar que fueron momentos de absoluto desconocimiento y de vértigo, en los que descubrí la importancia de una buena red de contactos, que me proporcionaron aprendizaje y todo un abanico de opciones que ni me había imaginado. Frente a mi creencia, sobre lo que era “montar una empresa”, se abrían ante mí muchas ventanas que podían ajustarse a mi sueño: trabajar como freelance para varias organizaciones, proyectos colaborativos con otros profesionales, opciones de intraemprendimiento dentro de organizaciones más grandes, el intercambio de servicios como forma de financiación… Todo era cuestión de moverse y rodearse de buenos compañeros de viaje.

Desde esta nueva perspectiva, la foto era mucho más bonita y fácil de alcanzar. A veces, nos asustamos de nuestras propias posibilidades (Reflexiones sobre la autenticidad) o pensamos que no nos merecemos grandes cosas y nuestra “máquina de fabricar excusas” se pone en funcionamiento. ¿Para qué nos sirve esto? Para no luchar por lo que queremos.

Si estás pensando en emprender, reflexiona sobre algunas ideas:

  • Trabajar como freelance no significa estar solo.
  • Cuando trabajas en lo que te hace feliz, aportas mucho más valor y fluyes con cada tarea.
  • Rodearte de grandes profesionales te permitirá aprender de ellos y crecer.
  • Los sueños no se ponen en marcha por sí solos, hay que incluir pasión y acción.
  • Es importante mantenerse en coherencia con nuestros valores: vendemos nuestro trabajo, no a nosotros mismos.
  • Esfuérzate en tener una visión global y reflexionar sobre estrategias a medio y largo plazo.
  • La honestidad funciona, en la mayoría de las ocasiones.
  • El “no” también es una opción de respuesta.

Y contéstate estas preguntas:

  • ¿Qué solución puedes aportar?
  • ¿Qué eres capaz de hacer diferente al resto?
  • ¿Dónde te gustaría verte el resto de tu vida?
  • ¿Qué te gustaría hacer?
  • ¿Qué quieres aprender?
  • ¿Quién estaría dispuesto a pagar por lo que yo sé hacer?
  • ¿Por qué no?

Para mí, la incertidumbre no está en el mundo de posibilidades que abre emprender. La incertidumbre está en dejar que otros decidan cuáles deben ser nuestros sueños. No hay nada más importante que tener el coraje de vivir tu propia vida.

http://www.youtube.com/watch?v=ia8XjAmSXuo

Empequeñecerse no ayuda al mundo.

En Escuela Europea de Coaching acompañamos a personas y organizaciones a mejorar sus resultados, a través del coaching.