“¿Cuándo se da cuenta un pez de que lleva toda la vida viviendo dentro del agua? ¿Cuándo se da cuenta un equipo de que sus conversaciones y hábitos le auto-limitan?”, Silvia Guarnieri

En ocasiones, los equipos y  sus líderes descubren dónde se encuentran y cómo se comportan cuando reciben el acompañamiento de un coach de equipos, una figura externa, que no se involucra, que observa todo y que devuelve feedback constante al equipo.

La finalidad del coach de equipos es acompañar el desarrollo del rendimiento colectivo, para que el resultado del equipo supere con creces al de la suma de las partes. Las habilidades, capacidades y miradas que domina el coach de equipos puede incorporarlas el manager a través del entrenamiento en Coaching de Equipos, pasando entonces a ser líder-coach de equipos y a impulsar a los equipos de trabajo para que logren crecer y convertirse en equipos de alto rendimiento. Este líder-coach asiste en la exploración, la definición y la optimización de sus procesos y sus modos de operar. Su objetivo es identificar qué limita el desarrollo y, después, poner en marcha una transformación para optimizar la manera en que el equipo coordina acciones y logra resultados.

4724287219_606d065f2f_o

 

 

 

 

 

 

 

 

Entre las habilidades del líder-coach de equipo está no abandonar su posición, que es la de ayudar a la reflexión colectiva sin involucrarse en el tejido de relaciones, sin tomar el control. “Es el equipo el que dirige su propio aprendizaje, manteniendo en todo momento el control de sus objetivos, de sus métodos y de su forma de operar”, explica el experto en coaching en empresas, Luis Carchak, director adjunto a los programas de especialización de la EEC y MCC por ICF.

Con los equipos, el coach ayuda a la reflexión estratégica, entrenando la fluidez del diálogo. “Su presencia es en todo momento la de un espejo, proporcionando feedback. El coach no se involucra, no participa en las decisiones. No representa a nadie, ni al líder ni al equipo. No hace nada a espaldas del grupo”, detalla Luis Carchak, que es también coordinador del programa.

Cuestión de peticiones y ofertas
Una organización exitosa es, desde el prisma del coaching ejecutivo que manejamos en la Escuela Europea de Coaching, una red de peticiones y de ofertas satisfechas. Donde, en palabras de Luis Carchak, “si en una organización se hacen pedidos pequeños y ofertas pequeñas, tendrán pequeñas promesas y el resultado será, seguramente, una organización mediocre. Por el contrario, grandes líderes hacen grandes peticiones y asumen grandes retos”.

Y ese mayor alcance es una de las consecuencias de la mirada y el trabajo con habilidades de coach de equipos. “Cuando el coaching es efectuado en el nivel de equipo o comité de dirección, las consecuencias de este trabajo suelen tener una profunda influencia sobre la empresa en su conjunto y sobre la forma en que ésta se relaciona con su entorno”, continúa explicando Silvia Guarnieri, socia fundadora de la EEC y MCC por ICF. “Además del trabajo en el seno del propio equipo, el coaching de equipo de dirección asume que está impactando también en la transformación cultural del modo en que la empresa realiza toda su gestión”.

 

En Escuela Europea de Coaching acompañamos a personas y organizaciones a mejorar sus resultados, a través del coaching.