Por Fernando Vargas, director de proyectos en EEC Madrid

Desde hace unos meses, es difícil encontrar a alguien en España, e incluso más allá de nuestras fronteras, sea o no aficionado al fútbol, que no haya oído e incluso no haya participado en algún debate informal acerca del Atlético de Madrid y la temporada tan sorprendente 2013-2014 que está realizando.

Entre los entendidos, parece haber consenso en que una de las claves del alto nivel de rendimiento que está siendo capaz de sostener este equipo es su entrenador, el ‘Cholo’ Simeone.

cholismo_1

Analizando el ‘cholismo” desde la mirada del coaching, podemos identificar algunos aspectos relevantes que aparecen en su manera de liderar al equipo, de entre las cuales quiero destacar una: El uso de “frases” que se han ido transformando en creencias compartidas y asumidas por sus jugadores y desde las cuales han aparecido nuevas formas exitosas de actuar en equipo.

“Partido a partido”

Esta sencilla cita de “Partido a partido” se ha convertido en algo más que en una frase sacada del contexto de una rueda de prensa. Esta frase es un auténtico slogan que define la filosofía y la mentalidad que el Cholo ha trasladado a su equipo. Lo que empezó siendo una frase del Cholo, hoy en día es la frase de todos los atléticos; jugadores, técnicos e incluso aficionados.

Detrás de esta frase, se esconde la creencia de que “los resultados son la consecuencia del proceso” y de que “un largo camino se recorre paso a paso”. Esta creencia se ha instaurado en la mente de los atléticos con tanta fuerza que ha sido capaz de desplazar a otras mucho más autolimitantes que también eran anteriormente asumidas y compartidas por la generalidad de colchoneros como “el atleti es el pupas” y que hoy en día se recuerdan como del pasado lejano o de una identidad anterior, que ya no se corresponde con la realidad.

Una creencia es más poderosa en la medida en que permite encontrar nuevas posibilidades de acción en el mundo de un modo más eficaz.

¿Qué nuevas posibilidades ha abierto esta creencia?

Esta frase declara el próximo partido como lo más importante que el equipo tiene por delante y, por tanto, permite poner el foco de atención y alinear el compromiso de todos los integrantes del sistema en hacer todo lo que esté en su mano para superar con éxito el reto del siguiente partido, delegando desde la plena confianza en su líder todo lo que tenga que ver con futuros partidos del campeonato.

cholismo

Toda la energía se enfoca pues en el aquí y el ahora. El resultado es que parece que el equipo juega cada partido dándolo todo y entregando todo su esfuerzo y compromiso en los 90 minutos que dura el mismo. “Juega cada partido como si fuera el último”, es otra de sus frases.

Pensamiento, emoción y acción se alinean cada tarde de fútbol en los jugadores rojiblancos al servicio del resultado del equipo. En la última fase del campeonato han elegido sustituir la frase por “Final a final”, más poderosa aún, declarando cada partido como una final para intensificar aún más el valor interpretativo del partido, generando mayor intensidad emocional que potencie aún más, si cabe, las acciones de los jugadores. No podemos olvidar que en la memoria histórica del colectivo colchonero, pervive la creencia de que las “finales no se juegan, se ganan”, por lo que esta nueva versión del eslogan no parece casual y sí muy intencional.

Otras frases del Cholo que han permitido generar una nueva interpretación de la realidad, construyendo una visión ganadora y luchadora del equipo han sido: “El esfuerzo es la magia que transforma los éxitos en realidad” o “sólo en el diccionario, éxito está antes que trabajo” (aunque esta frase él mismo reconoce que no es suya sino de un amigo), o “no ganan siempre los buenos, ganan los que luchan”. Y así todo un compendio de creencias que el equipo ha hecho suyas y que les ha permitido alcanzar resultados extraordinarios. ¿Dónde estará el límite de este equipo?

Fernando es Director de proyectos de Escuela Europea de Coaching. Es executive por la EEC y Licenciado en Psicología y Psicomotricista.