Está de moda la palabra, un anglicismo más, una tendencia más a la que estamos invitados a apuntarnos. Entendamos, primero, a qué se refiere el término. Mindfulness podría traducirse literalmente como mente-llena, sin embargo, la técnica lo que propone es precisamente vaciar la cabeza de preocupaciones, de obsesiones, de tareas, de conversaciones abiertas… y sí, llenarla solamente de lo que tenemos delante, el presente, el aquí y ahora. Es un aumentar la consciencia de la realidad segundo a segundo. En palabras del gurú y psicólogo Daniel Goleman es como “estar frente a la desnuda realidad de la experiencia, observando cada evento como si estuviera ocurriendo por primera vez”. O como lo definen en este artículomindfulness, que quiere decir atención plena y consciente en el presente, sin condicionamiento o enjuiciamiento, para intentar calmar la mente”.

Es como la meditación pero en vivo y en directo. Si en la meditación nos concentramos en dejar pasar los pensamientos mientras estamos sentados en soledad, el mindfulness invita a hacerlo en tiempo real, mientras mantenemos una conversación (para estar solamente pensando en dicha conversación), mientras miramos una puesta de sol, o hacemos ejercicio. Y dejarnos llevar por las sensaciones que sentimos por la acción que realizamos. “Sin necesidad de incienso ni sentarse en posiciones extrañas”, como explica el experto Andy Puddicombe en este vídeo de TED. Meditación y mindfulness son, pues, dos técnicas complementarias. Mira aquí 7 ejercicios de Meditación Mindfulness que puedes hacer a lo largo del día, o 10 actividades sencillas para convertirte en una “persona mindful”.

 

Mindfulness ¿Para qué?

Leemos aquí que en Google participan desde hace tiempo en talleres de mindfulness a nivel mundial para reducir el estrés, dar más espacio a la creatividad, aumentar la concentración y, con todo ello, la productividad. Idea que subraya este artículo, en el que aseguran que el mindfulness “es el estado ideal para combatir las distracciones y concentrarse en los objetivos”. El impacto sobre la concentración es clave, pues con mindfulness se logra hacer frente al frenesí que nos consume, al mundo de constantes interrupciones en el que estamos conectado con todo con todos, excepto con nosotros mismos.

“Uno de los principales enemigos que nos acecha en la actualidad son las distracciones, en un mundo tan caótico y repleto de información, estamos bombardeados continuamente por cientos de estímulos, por lo que es muy fácil distraerse. Entre tanta información chatarra, lo difícil es mantenerse concentrados y no perder un tiempo precioso”, reza estas recomendaciones de 5 estrategias para no distraerse.

Minfulness también como terapia  para tratar la crisis de ansiedad, para combatir el insomnio, para fortalecer el sistema inmunitario. Y también para niños , personitas capaces desde edades tempranas de desarrollar una vida interior y con altas capacidad de entender el lenguaje del cuerpo.

Y todo esto, ejercitarlo, se ría quien se ría. No siempre tratar de conectarse con uno mismo está bien visto. “Nuestro mundo de constante movimiento y distracción, se burla de las estrategias que podemos usar para recuperar unos pocos minutos al día, o unos pocos días cada temporada” reza la descripción de este vídeo TED, que sus editores dicen es “la charla” para “quienes se sientan abrumados por las demandas de nuestro mundo”.

Finalmente, te proponemos las recomendaciones elaboradas por dos alumnos de EEC Alumni que han recomendado sendos libros sobre Mindfulness: Mind-ful-ness para todos los días y Busca en tu interior.

En Escuela Europea de Coaching acompañamos a personas y organizaciones a mejorar sus resultados, a través del coaching.