Lo que en principio podría parecer una contradicción es, sin embargo, una evidencia demostrada, incluso, con estudios científicos. Aburrirse es productivo. No hacer nada es positivo, conveniente y necesario… también para rendir más. Aburrirse relaja la mente, que relaja al cuerpo. Aburrirse ayuda a pensar, a planear, a planificar, a idear. Y lo que es más importante, aburrirse es el primer paso para la creatividad.

Aburrimiento no es desesperarse. Aburrirse es dejar la mente en blanco, es no hacer nada. Es probar a hacer solamente una cosa y que esa cosa sea pensar. Y es estar en silencio.

productividad

“El silencio y la creatividad son una pareja perfecta”, asegura Bruce Davis, en el artículo Retiro silencioso: rienda suelta a tu creatividad. “El proceso creativo se pone sobre todo en marcha cuando hay silencio exterior y paz interior. En el profundo bienestar de uno mismo, es donde  la creatividad real acontece. En un retiro silencioso estamos sin distracciones, molestias ni responsabilidades conflictivas”.   

Pero no todos lo vemos a la primera. Es la extraña técnica empleada por una profesora de dibujo de un centro escolar que hace un tiempo me contó cómo ésto le había provocado ciertos problemas. Su directora había recibido quejas de los padres. Atónita explicó que su estrategia era dar ciertas pautas y dejar a los alumnos adolescentes con el problema delante en papel y en silencio, para que a cada uno se le ocurriera su propia forma -creativa y original- de resolverlo.

Hemos dejado de entender el silencio. Y la falta de espacios sin interrupciones es un gigante que nos amenaza a todos.

Jessica Stillman en un artículo ¿Está tu móvil matando tu creatividad?‘ cita al experto Edward de Bono, “consultor y autor de numerosos trabajos sobre el pensamiento creativo, que llama a los momentos de aburrimiento “pausas creativas“, que permiten que la mente deambule y concede a la persona nuevas formas de pensar en datos y para la comprensión”.   

Sin embargo, “las pausas creativas pueden convertirse en breve en historia. ¿Cuándo fue la última vez que recuerdas haberte aburrido? ¿O al menos haber estado libre de distracciones?, pregunta Martin Lindstrom en su reflexión ‘Sé más creativo, abúrrete‘.

“Gracias a nuestros smartphones, tablets, laptops, y otros dispositivos, ya no hay ninguna razón tecnológica por la que no podamos estar trabajando cada minuto del día. En principio, eso debería ayudarnos a sacar más trabajo útil, pues usamos cada minuto de forma eficiente. Pero, mientras es obvio que nuestros dispositivos nos hacen más productivos en algunas cosas, resulta menos evidente que de un modo importante pueden dañar nuestra productividad: interfiriendo con el dejar la mente en blanco, también conocido como soñar despierto”. Así lo explica Josh Davis, en el artículo ‘Abstraerse puede hacer que seas más productivo’, recientemente publicado por Harvard Business Review.

El autor recomienda “la próxima vez que tu mente empiece a divagar, déjala”. Y ofrece ciertas pistas, además de las citadas, que se pueden poner en práctica fácilmente en la oficina con idea de ser más productivos, como son asomarse a la ventana y contar los coches o personas que pasan, cerrar los ojos unos minutos, y salir a la calle solos, eso sí, sin cigarro y sin teléfono.

 

En Escuela Europea de Coaching acompañamos a personas y organizaciones a mejorar sus resultados, a través del coaching.