“Sólo hay dos días en el año en los que nada se puede hacer. Uno se llama ayer y el otro se llama mañana. Así que hoy es el día adecuado para amar, creer, hacer y, sobre todo, vivir”. Dalai Lama

Esta reflexión del Dalai Lama entronca con el concepto de coaching que llamamos visión. Es el momento en el que uno se compromete con aquello que desea alcanzar y actúa en consecuencia, aún a pesar de los costes. Visión supone entender hasta qué punto somos capaces de intervenir en nuestras propias vidas.

En un proceso de coaching que trabaje la distinción entre sueño y visión, se ayuda al cliente a tomar conciencia de lo que quiere lograr, los obstáculos más importantes para alcanzarlos y la capacidad que tienen para diseñar su propia vida y pasar a la acción. Se trata de dejarse de explicaciones que sirven para justificarnos y para no mover un dedo para alcanzar aquello que soñamos.

Este  texto se ha extraído del libro No es lo mismo.

En Escuela Europea de Coaching acompañamos a personas y organizaciones a mejorar sus resultados, a través del coaching.