Las conversaciones son fundamentales en nuestras relaciones con nosotros mismos y con los demás. Ahora bien, no solo las conversaciones que mantenemos determinan nuestro éxito, también las que no tenemos, las que se quedan flotando en el aire o en nuestra cabeza.

Este asunto de las conversaciones difíciles ha sido objeto de un taller en EEC Alumni que ha ofrecido Belén San Miguel. La ponente compartió dos técnicas muy concretas y útiles sobre un tema que, en coaching, abordamos con mucha frecuencia para acompañar al coachee en la preparación de dichas conversaciones. Técnicas para construir conversaciones posibilitadoras y fundamentales en el éxito de cualquier proyecto o relación personal o profesional.

conversaciones dificiles

1. Conversando con uno mismo

Las conversaciones que tenemos con nosotros mismos son aquellos diálogos privados que nos llevan a confundir lo que nos contamos a nosotros mismos con lo que realmente somos, diálogos que repercuten seriamente en nuestra autoestima y limitan nuestras acciones. A veces, son conversaciones que llevamos arrastrando desde niños. Para conocerlas, el primer paso es identificarlas, luego poner distancia y así lograremos cambiar nuestro discurso interior.

Para ello, la técnica del “personajillo” (inspirada, entre otros autores, en el concepto de Saboteador Interno del libro de “Coaching Co-activo”, de Laura Whitworth) para reconocer las conversaciones internas y darnos cuenta de cuándo estamos siendo excesivamente críticos o destructivos con nosotros mismos. Esta técnica también nos ayuda a poner distancia y a cambiar el diálogo que nos impide avanzar o conseguir nuestros objetivos.

Pasos para acabar con las conversaciones internas negativas:

  1. Identificar al crítico interior: ¿cómo nos habla?, ¿qué nos dice cuando nos proponemos una nueva meta?
  2. Darle vida y forma, buscarle un mote o algo que le ridiculice, dibujarlo y preguntarnos: ¿cuáles son sus principios, sus normas?,  ¿cuáles son sus historias o cuentos favoritos?,  ¿en qué circunstancias prefiere aparecer y en cuáles no?, ¿cuál es su temor secreto?, ¿qué miedos transmite?
  3. Cambiar el diálogo que nos impide avanzar.

conversaciones-dificiles

2. Conversaciones difíciles con los demás

Cuanto no nos atrevemos a mantener con el otro ciertas conversaciones, cuando no las hacemos, públicas, estas conversaciones se vuelven tóxicas en nuestro interior, tiñendo percepciones, pensamientos y malogrando relaciones. Lo importante, según la ponente, es identificar el diálogo de nuestra columna izquierda para ser más conscientes de lo que realmente necesitamos y sentimos.

Como ejercicio, el que realizamos durante la actividad, preparar un borrador con los puntos de la conversación (inspirada en Leonardo Wolk en su libro “Coaching, el arte de soplar brasas”) y la ensayarla con otra persona. El objetivo es diseñar una “conversación pendiente” con alguien, de modo que nos permita expresar nuestro enfado o resentimiento, sin poner en riesgo la relación personal o laboral.

Pasos para preparar una conversación difícil:

  1. Cuidar el contexto, la emoción y la intención
  2. Hablar de datos, observaciones
  3. Interpretación, opiniones: “en mi opinión”, “creo que”. Hablar en primera persona.
  4. Hablar de lo que a “mí me pasa”. “Las opiniones o juicios son evaluaciones subjetivas y por lo tanto, discutibles, las emociones son indiscutibles”.
  5. Explicar nuestras aspiraciones, preocupaciones o el para qué de la conversación.
  6. Pedido efectivo: “por ello te pido”, realizamos un pedido concreto.
  7. Indagación: preguntamos por su opinión
  8. Compromiso: acciones futuras concretas: qué, quién y cuándo.

En definitiva, el objetivo de esta sacar a la luz esta conversación difícil que se había quedado pendiente es acordar compromisos que posibiliten corregir o abrir nuevas posibilidades de acción.
Esta actividad tuvo lugar el 27 de octubre de 2015 en la sede de EEC Madrid.

En Escuela Europea de Coaching acompañamos a personas y organizaciones a mejorar sus resultados, a través del coaching.