Por Juan Luis Ayuso, Director de Desarrollo Corporativo y Alumni de EEC

El intraemprendimiento está relacionado con el desarrollo de una actividad emprendedora dentro de la empresa. Para saber si tu organización puede aprovecharse de esta manera de ver el negocio y gestionarhacen falta principalmente dos cosas, y ambas tienen que ver con la cultura de la organización.

Comprometerte con el futuro de tu firma, con dar un mejor servicio a tus clientes, con ser más veloz en tus procesos de I+D, con liderar y/o ser más eficiente en tu mercado.

– Dejar espacio para detectar, atraer y promover el espíritu emprendedor, presente en personas enfocadas al logro, con nuevas ideas, con confianza en sí mismas, capaces de asumir riesgos, de colaborar en equipo con perfiles complementarios, de trabajar en red con otros departamentos de la empresa, de soportar un alto nivel de presión y generadoras de contextos emocionales positivos propicios a la participación, la inclusión, el impulso, la transmisión de la visión, la comunicación y el reconocimiento.

El éxito del nuevo proyecto o idea está en relación directa con las competencias personales del emprendedor. ¿Cómo detectar a estos emprendedores “ocultos”?

Para empezar, son personas curiosas

La curiosidad, rasgo de la personalidad de los emprendedores, hace que dentro de la empresa estos perfiles estén continuamente buscando aprender y superar nuevos retos. Son también profesionales que potencian otras habilidades directamente relacionadas con la capacidad de aprendizaje, como la creatividad, el asumir los errores y la comunicación con los demás.

Autoconocimiento y feedback

El emprendedor trabaja desde sus fortalezas, reconoce que no lo sabe todo y acepta el feedback como algo natural. Recuerda que es clave contar con el punto de vista de los demás y, para lograr colaboración y que cuenten con él en futuros proyectos, potencia la comunicación y el espíritu crítico de las personas que le rodean. El aprendizaje viene después de distinguir cuáles son las creencias que limitan su visión de las cosas, de aceptar sus errores y de aprovechar el feedback para analizar en qué áreas debe mejorar.

Se trata de aprender a separar el balón (proyecto o idea) del jugador (uno mismo). Si piensa que cuando la gente critica su proyecto no le está atacando a él personalmente, le resultará más fácil evitar las reacciones negativas y aceptar que los demás pueden mejorarle con sus opiniones.

Talento lejos de la rutina

Los emprendedores son personas inquietas. El talento está alejado de la rutina, una de las principales trampas que impiden mejorar la capacidad de aprendizaje. El objetivo es no encorsetar la mente, buscar constantemente nuevas formas de hacer las cosas, alimentar la curiosidad intelectual y, en definitiva, recordar en todo momento, que todo se puede mejorar.

El emprendedor nace y también se hace, lo que quiere decir que las habilidades claves para emprender pueden entrenarse.

¿Qué nivel de intraemprendimiento tienes tú o tu organización? ¿Lo necesitas? ¿A qué esperas para empezar?

Lee también: La caída del imperio jerárquico y la ascensión del intraemprendimiento

En Escuela Europea de Coaching acompañamos a personas y organizaciones a mejorar sus resultados, a través del coaching.