Explica Silvia Guarnieri en el libro ‘No es lo mismo‘ que el ego es un exceso de autoestima (también lo define así la RAE) y la causa de que cada uno de nosotros piense que siempre está en posesión de la verdad. Debido al ego, continúa la experta y coach MCC, creemos que nuestra construcción del mundo ES el mundo, que nuestras interpretaciones de la realidad SON la realidad y que nuestro punto de vista ES siempre el más adecuado.

Salirse del patrón “lo-que-yo-veo/pienso/siento-es-lo-único-que-hay-y-lo-mejor-para-todos” supone romper con muchos automatismos y encontrar una salida a la necesidad de tener permanentemente la razón que nos lleva, en muchas ocasiones, a acaloradas discusiones y a perder los nervios. Egoless (sin-ego) es una forma de estar en el mundo y una cualidad cultivada de forma casi obligada por el coach. “Egoless es precisamente lo contrario: humildad, sencillez, naturalidad, franqueza”, aclara la experta en el libro No es lo mismo.

Para todos los públicos 

“Cultivar el egoless es interesante no solo para el coach, es una práctica recomendable para todos, porque supone vivir despiertos, con la conciencia de que nuestra estructura cognitiva encierra muchas trampas que nos hacen vivir de forma reactiva, desplegando automatismos de los que no siempre somos conscientes y que muchas veces son fuente de conflictos, malestar y sufrimiento”, continúa Silvia Guarnieri

 

  

Entrenamientos para alcanzar el egoless:

No es lo mismo recoge en el capítulo sobre egoless algunos de los conceptos o distinciones de coaching con los que podemos empezar a reflexionar y a entrenarnos en esta idea:

Liviandad: “No tomarnos a nosotros mismos demasiado en serio, permitirnos dudar de nuestra interpretación y no creernos tanto nuestras vanidades”. 

Creer en el otro: “Centrarse en el otro”, “Nuestro interlocutor (en el caso del coach, su cliente de coaching) tiene la capacidad de encontrar sus propias respuestas y recursos para identificar y afrontar sus retos”.

Estar presente: “Supone poner toda la atención y todos los sentidos”. Significa apagar nuestra radio interna, no escuchar los propios pensamientos, sino solo los que me cuenta la persona que me habla, sin juzgarlos. 

En segundo plano: “ El protagonista es el cliente y el coach egoless acompaña en la exploración y el descubrimiento”.  

Cero consejos: “Cuando el coach aconseja o se impacienta está en su ego y no permite al cliente crecer”.  

Ego, una preocupación habitual

No dar consejos, no creer que sabemos más, no pensar que nuestro razonamiento es tan lógico que cae por su propio peso, aferrarnos a que las cosas tienen que suceder tal y como las hemos planeado, sufrir si esto no sucede… es una preocupación y esfuerzo habitual entre los coaches. En la Comunidad de EEC Alumni ya hemos abordado este tema con anterioridad en talleres, actividades y lecturas recomendadas. Sin intención de llevar razón, ni de imponer un consejo, tan solo con la posibilidad de que puedas aprovechar lo que te sirva… no te pierdas estos enlaces relacionados.

Servir al ego y enredarnos en tener razón hace que perdamos de vista nuestro objetivo y que confundamos nuestras prioridades. Practicar el egoless nos acerca a emociones positivas, nos lleva a vivir con más autenticidad, a relacionarnos con mayor empatía y a aprender de lo mucho que los demás tienen para cada uno de nosotros.

¿Te apuntas al egoless?  

Socia fundadora y Directora Académica de Escuela Europea de Coaching, coach MCC por ICF