Por Fernando Vargas, director de proyectos en EEC Madrid.

Captura de pantalla 2014-10-07 a la(s) 10.32.26

 Captura de pantalla 2014-10-07 a la(s) 10.32.18

 

 

 

 

Entre estas dos imágenes hay menos de 30 días. Ambas pertenecen al equipo español participante en el Mundobasket de 2014, una es del torneo masculino y la otra, del femenino. En el primero, todo parecía predestinado para el éxito: se celebraba en España, lo que garantiza ambiente y escenario favorable (canchas, público, etc.), además de una generación de jugadores en su madurez “perfecta”. Sin embargo, la final soñada contra el gran enemigo a batir, el equipo de USA sólo ha sido alcanzada por el equipo femenino, que suma así la medalla de plata mundial a su palmarés como actual campeón de Europa.

Ante la comparación inevitable de estas dos selecciones me vienen a la cabeza aspectos y aprendizajes clave de la herramienta de coaching de equipo con la que entrenamos a equipos naturales de diferentes organizaciones a generar de manera consciente las condiciones y los hábitos para estar en disposición de alinearse en la acción y mejorar sus resultados.

Es necesario tener una mirada holística y sistémica para comprender por qué afirmamos que el potencial del rendimiento de un equipo se define por mucho más que la simple suma de sus partes y por qué, por tanto, no basta con analizar la calidad de los componentes de cada selección, de una forma aislada. De igual modo, en las organizaciones no miramos las personas que componen el equipo, sino el modo en el que éste comparte una visión clara de futuro y está comprometido con hacer todo lo que hace falta hacer para alinearse en la acción, estableciendo reglas claras y explícitas que le permiten tener referencias respecto a cómo están actuando hacia al objetivo.

El equipo aprende a ampliar sus propias posibilidades proyectando a futuro nuevas soluciones que no sólo vienen de lo que ya saben que son capaces de hacer, sino atreviéndose a explorar y descubrir nuevos escenarios de posibilidad, nuevas formas de relación, nuevos espacios de conversación y nuevos retos desde la convicción y el compromiso, como movilizadores de una acción coordinada de todo el sistema.

Los coaches somos catalizadores y testigos de este aprendizaje del equipo, aprendizaje que le permite alcanzar resultados que antes sólo parecían al alcance de unos pocos.

VER FOTOS: http://www.elmundo.es/deportes/2014/09/10/5410c980268e3e6a1c8b4575.html   (MEN)  http://www.altaspulsaciones.com/mundobasket-femenino-turquia-2014-espana-jugara-primera-final-historia.html (WOMEN)

 

 

 

Fernando es Director de proyectos de Escuela Europea de Coaching. Es executive por la EEC y Licenciado en Psicología y Psicomotricista.