Investigadores, expertos en rendimiento profesional y psicólogos de la organización defienden que el hábito que tan buena prensa tiene (o tenía hasta ahora) de hacer muchas cosas al mismo tiempo (multitasking), a largo plazo, no es tan productivo como veníamos pensando.

Por Lydia Vidal

Contestar un email y leer otros correos a la vez que hablas por teléfono, mientras en word escribes un informe, en power point retocas una presentación para tu jefe y te tomas el café del (supuesto) descanso… Esto de hacer muchas cosas al mismo tiempo, la famosa multitarea o multitasking (en inglés), es, según los científicos, una quimera, una ilusión. Para empezar nuestro cerebro, dicen, no funciona así.

Lo imposible

“Es interesante destacar que el concepto de hacer múltiples tareas o multi-tasking es un mito: no se llevan adelante al mismo tiempo sino en forma sucesiva. Como el cerebro tiene dos hemisferios, solo puede hacer dos cosas a la vez. Por este motivo, cuando se afronta un problema es conveniente manejar en simultáneo un par de opciones, pero no más”, aseguran en DocSalud.

“No es cierto que hagamos dos cosas cosas a la vez, sino que vamos y venimos entre dos tareas”, insiste por su parte Theresa Glomb, catedrática, psicóloga y experta en el tema, quien afirma que esta forma de hacer nos obliga a vivir en “una constante distracción”.

multitask-eec-blog

Infelicidad laboral

Lo que han descubierto y confirmado los investigadores es que trabajar en modo multitarea nos amarga. Parece ser que saltar permanentemente de una tarea a otra nos convierte poco a poco en uno de esos empleados quemados, pues trabajar así nos agota mentalmente y nos roba de la agradable sensación de avanzar significativamente en una tarea, entre otras consecuencias negativas.

“Multitasking frena la felicidad en la empresa”, defiende también Srikumar Rao, autor de ‘Happines at work’, quien opina que multitarea es “haces muchas cosas de mala manera y que, al final, lleva mucho más tiempo”.

Rendimiento vs. Multitasking

Hay más estudios que insisten en que el rendimiento y la multitarea están reñidos. “Cuantas más labores simultáneas se intenta realizar, peor es el rendimiento y mayor la distracción, sin poder distinguir entre la información importante y la que no lo es”, DocSalud. En otras palabras, nos confunde, ofusca, ralentiza.

Motivos para dejarlo

En la vida real todos lo hacemos. Y en la vida real todos podemos dejar de hacerlo… un poco. Trabajar muy deprisa, con muchos frentes abiertos, haciendo volar muchas naranjas en varias pistas nos llena de adrenalina y la idea de hiperactividad. Pero abandonar el multitasking tiene su recompensa. Mejorar el rendimiento y la efectividad, para :

  1. Disfrutar más de lo que estamos haciendo
  2. Mejora el compromiso con la empresa (engagement)
  3. Ser más creativos
  4. Tener más claridad a ahora de valorar situaciones
  5. Reducir el estrés

Como dice Theresa Glomb en esta charla Ted, para cargar las pilas con esta sensación de haber hecho muchísimo: “La multitarea nos deja con la sensación de haber estado muy ocupados todo el día pero de no haber hecho nada relevante, lo que afecta a la productividad, y especialmente, afecta negativamente a la agradable sensación de sentir que has avanzado de forma significativa con algo”.

Los antídotos

Cuando es imposible pasar por alto una interrupción, Glomb recomienda tirar de libreta, es decir, escribir en ese instante en qué punto se quedó el trabajo. “Rápidamente anotar tres ideas sobre la tarea que se estaba haciendo y lo que toca a continuación para poder volver rápidamente después”, asegura. Lo recomienda, por ejemplo, en entornos abiertos y sin despachos, donde si bien conversación es más abierta y constante, las interrupciones, también.

Los expertos también hablan de establecer rutinas, de priorizar, de tener claro lo que se va a hacer en el día, y, por último, y por revolucionario que parezca… de hacer solamente una cosa cada vez. Se trata de establecer turnos de tareas, abordar una a una, primero tarea A, luego tarea B, en tramos de 20, 30 o 60 minutos. La última moda en efectividad laboral es la monotarea.

¿Te animas? ¿Qué piensas tú de volver a la mono tarea?

Executive coach y Responsable de comunicación y marketing en Escuela Europea de Coaching