Empaparse de lo que es coaching en el plano intelectual da una idea al lector de que lo que se consigue con esta disciplina y clarifica muchas dudas a los interesados en coaching. Además, a los profesionales del coaching, escribir sobre qué es coaching nos permite explicar a lo que nos dedicamos.

La lectura no te convertirá en coach, que para eso hay que entrenarse, pero te aproxima un poco más. Disfruta de este segundo post de los cuatro que prometemos sobre ‘Qué es coaching’.

El coaching puede ser individual o de equipo (que no grupal) según nuestros estándares en EEC.

Coaching individual, una relación entre dos

El objetivo del coaching individual es que un cliente (también llamado coachee, término proveniente del inglés) alcance el reto que propone trabajar y que lo haga por sí mismo. Para ello, el coach  acompaña en el descubrimiento de puntos ciegos, de actitudes ineficaces y de habilidades a desarrollar para lograr sus objetivos.

Un proceso de coaching individual es ante todo un proceso de aprendizaje en el que el cliente aumenta la conciencia sobre sí mismo, su forma de estar siendo en el mundo, para verse “desde fuera” y elegir si hay algo que quiera cambiar.

Coaching de equipo, relaciones cruzadas

El Coaching de Equipo logra mayor cohesión y unidad entre los miembros de los equipos mejorando la coordinación de acciones, la comunicación, la confianza, el liderazgo y las competencias directivas.

La finalidad de estos procesos es acompañar a equipos naturales de trabajo en el desarrollo de su rendimiento, para que el resultado del conjunto supere con creces al de la suma de las partes, durante las reuniones reales del equipo.

Los procesos de Coaching de Equipo permiten alinear y aunar esfuerzos para mejorar la coordinación de acciones y la gestión de conflictos.

Sobre el coach individual

Es el profesional que acompaña al cliente en su desarrollo personal y profesional. El coach es como un taxista: el cliente le dice a dónde quiere ir y el coach le acompaña hasta ese sitio. Como resultado, el cliente profundiza en sí mismo, descubre diferentes posibilidades, encuentra respuestas y actúa en consecuencia para crear nuevas realidades. Es lo que en coaching se llama Cambio de Observador.

El coach es un gentil incomodador ya que su misión es llevar a la acción que genere resultados. El coach no hace terapia; no da consejos y no facilita opiniones ni soluciones. El coach identifica y muestra los obstáculos que impiden un desempeño exitoso e impulsa y provoca la identificación de nuevas vías que permitan superarlos.

Sobre el cliente de un proceso individual

El cliente de coaching es el protagonista del proceso de coaching. El cliente decide y elige su nivel de compromiso y, sobre todo, es el encargado de llevar a cabo las diferentes acciones que le lleven a lograr sus metas. El cliente marca el objetivo, las acciones, los tiempos, los plazos y los recursos que quiera emplear. El coachee dirige su propio aprendizaje y responsable en todo momento de sus decisiones.

Qué se puede conseguir en un proceso individual

Durante un proceso de coaching individual, un coach puede lograr que el cliente

  • Defina con mayor precisión cuál es su objetivo, a dónde quiere ir, dónde ha de focalizar su esfuerzo y liderazgo estratégico.
  • Analice y cuestione sus creencias, estrategias, habilidades directivas, hábitos y comportamientos improductivos.
  • Explore y descubra nuevas alternativas, opciones y posibilidades -que antes no veía- y que pueden ayudarle a alcanzar sus metas.
  • Se haga cargo de cuanto le sucede y rediseñe los compromisos y acciones que le permitan obtener los resultados deseados.
  • Refuerce sus habilidades y competencias directivas y su liderazgo.

Las herramientas del coach

La pregunta es la herramienta de trabajo más potente que tiene un coach – con permiso de la escucha. El coach pregunta qué, para qué o cómo, pero no porqué, pues las preguntas del coach dirigen la mente del cliente hacia el futuro y no al pasado, para ampliar la conciencia y generar aprendizaje. [Más sobre la pregunta en el post Qué es coaching (III)]

Entre las herramientas del coach están la pregunta poderosa, la escucha empática y las distinciones del lenguaje, cuyo uso dominan específicamente los coaches de Escuela Europea de Coaching.

Distinciones de coaching

En coaching, una distinción es la capacidad de ver y de entender un matiz nuevo o diferente relacionado con un concepto o con una actitud. El resultado de observar la realidad de forma distinta permite poder actuar de modo distinto.

Entre las distinciones que más se manejan en coaching están las de Confianza, compromiso- Obligación, Error-Aprendizaje o Generosidad Dar–Recibir. Ahora bien, existe una lista innumerable de distinciones, tantas como observadores existen.

 

En Escuela Europea de Coaching acompañamos a personas y organizaciones a mejorar sus resultados, a través del coaching.