Por Blanca Huarte-Mendicoa, directora académica de EEC Cataluña.

En estos momentos críticos que vivimos, ser consciente del aquí y el ahora tiene aún más poder. Un poder referido a la posibilidad de actuar, de accionar, de plantearnos hacer cosas distintas, de reinventarnos, de dar y darnos valor.

Si dirigimos nuestro pensamiento hacia el pasado o el futuro nos separamos de lo único que es real, que es el momento actual.

Si nos enfocamos en el ayer, tenemos muchas posibilidades de desanimarnos, de caer en la frustración, de darnos cuenta de que no hemos conseguido lo que queríamos conseguir o que tenemos mucho menos de lo que conseguimos en el pasado.

En estos momentos, en mi entorno, me encuentro con muchas personas decaídas porque su negocio, su empresa, no ha salido adelante o no lo ha hecho de la forma que tenían planeada, porque lo que han sembrado en el pasado no ha dado su fruto.

Cuando miramos al pasado, no dejamos de compararnos, de valorar, de medir si hemos alcanzado las expectativas que teníamos.

Si nos enfocamos a futuro pueden surgir miedos, preocupaciones, dudas, incertezas… que nos limiten nuestro potencial, nuestra creatividad, nuestro valor, todo lo que en el aquí y el ahora sí tengo capacidad de ser.

Con todo ello, aunque no creamos realmente que enfocarnos en el presente nos va a traer algo mejor y pensamos que es sólo “marketing para intentar evitar el sufrimiento”, os invito a hacer teatro de ello.

Solamente por el hecho de no frustrarnos por mirar el pasado o el futuro, sino de estar en calma en el aquí y en el ahora, será mucho más posibilitador para nosotros y nuestro entorno.

También puede tener conexión con el llamado “efecto mariposa”. Seguro que has oído hablar del proverbio chino: “el aleteo de las alas de una mariposa se puede sentir al otro lado del mundo”. Si nuestro aleteo está conectado en el presente, es decir, con la plenitud y la paz, ¡seguro que tiene más posibilidades de mover montañas!

Como le dice el Maestro Tortuga a Kung Fu Panda, “Te preocupas por lo que fue y lo que será. El hoy es un regalo, por eso se le llama presente.”

 

En Escuela Europea de Coaching acompañamos a personas y organizaciones a mejorar sus resultados, a través del coaching.